Historia


 

Leipzig, ciudad en el estado de Sajonia al noreste de Alemania, cuenta con un poco más de 500 mil habitantes y un área territorial de 297.60 km². El origen de su nombre proviene de Lipsk, palabra eslava que significa “Lugar del Tilo” .

Leipzig aparece en los documentos históricos ya desde el s. XIII, cuando surgen sus grandes ferias comerciales. Estas ferias se desarrollan impulsivamente, toman gran importancia y conviertien a Leipzig en el punto central del comercio entre todas las ciudades alemanas y países cercanos como Inglaterra, Francia, Italia y Holanda.

Es así como Leipzig prospera en todo ámbito, principalmente en el tema de los libros e impresiones. En 1481 se imprime en Leipzig el primer libro y en 1650 es publicado aquí el primer diario del mundo. Tanto es el éxito de las grandes ferias y el mercadeo con impresiones y publicaciones de todas partes de Europa, que Leipzig es capaz de competir con grandes ciudades como Frankfurt en la industria de la tipografía a principios del s. XVIII y es nombrada y reconocida como “La Ciudad del Libro”.

Con ese creciente auge que toma la ciudad, un gran número de estudiantes e intelectuales comienzan a venir y a estudiar a la Universidad de Leipzig, que fue fundada en 1409 y que cuenta como la universidad alemana más antigua. Así pues, con la colaboración de Johann Sebastian Bach (que trabajó en esta ciudad casi toda su vida), Richard Wagner (que nació en esta ciudad hace 194 años), Félix Mendelssohn y Robert Schumann (quienes estudiaron en el prestigioso Conservatorio de Música de Leipzig) y con Goethe (quien realizó aquí mismo sus estudios y que llamaba a Leipzig su “Pequeña Paris”) - por mencionar solamente a algunos - comienza a congregarse en Leipzig una de las tradiciones musicales, culturales y literarias más amplias de Alemania.

De forma similar, en cuanto a la historia política, Leipzig figura como punto elemental. Esta ciudad fue ocupada y atacada en varias cocaciones. Fue semidestruida en la batalla entre prusianos, rusos y austriacos contra los franceses en 1813. Sufrió daños irreparables en la 1ra. Guerra Mundial y en la 2da. fue destrozada casi irreversiblemente. En el centro de la ciudad, donde los martes y viernes se pone el mercado, se llevaron a cabo las primeras ejecuciones y manifestaciones políticas. Pero es en 1989 cuando Leipzig, bajo la problemática de la división de Alemania, toma enorme relevancia, pues es aquí donde surgen las “Manifestaciones de los Lunes”. Aquellas demostraciones pacíficas eran lidereadas por el pueblo y procalamaban “libertad y democracia”. Estas marchas se expandieron en los demás estados de Alemania con mucho éxito, desembocando el 9 de noviembre en la caída del muro de Berlín y en La Reunificación Alemana en 1990.

 

Actualidad

Aparte de participar como una de las doce ciudades sede del mundial de fútbol en el 2006 y como única ciudad del este de Alemania que fue seleccionada para este evento de fútbol, Leipzig celebra cada año ferias representativas de Alemania como la AMI (la feria del automóvil) o la Leipziger Buchmesse (la feria del libro).

En la actualidad, un tercio de Leipzig está compuesto por bosque, parques y jardines, lo que la convierte en la ciudad más verde de Alemania. De la misma forma, Leipzig cuenta con monumentos históricos y turísitcos por demás importantes e interesantes, como por ejemplo Das Alte Rathaus (El Antiguo Ayuntamiento, una nade las construcciones más bellas renacentistas alemanas), Das Völkerschlachtdenkmal (El Monumento a la Batalla de las Naciones, monumento más antiguo de Alemania), Die Oper (El  Teatro de la Ópera, el segundo más antiguo de Alemania), El Auerbachs Keller (parte importante de la literatura mundial), Die Deutsche Nationalbibliothek (La Biblioteca Nacional, que cuenta con una de las colecciones de libros más amplia del país), Die Thomaskirche (La Iglesia de Santo Tomás, iglesia que alberga la tumba de Bach) o Die Nikolaikirche (La Iglesia de San Nicolás, la más antigua de la ciudad y el punto de partida de las marchas pacíficas previas a la reunificación alemana). También están La Antigua Báscula, La casa de Mendelssohn, La Casa del Café y La Escuela Superior para la Música, por mencionar algunos.

En 2010 el periódico New York Times sugirió a Leipzig como uno de los 31 lugares que se deben visitar.

En resumen, la evolución de esta ciudad abarca acontecimientos culturales y sociales muy extensos. Hoy en día, pasando por toda la tradición de música, literatura, comercio e historia que la ciudad en sí conlleva, y sin dejar de mencionar su famosa vida nocturna y la amplia gama de eventos que se llevan a cabo normalmente, Leipzig puede clasificarse como una ciudad llena de posibilidades y diversidades.